Como vendedor, tiene la ventaja de poder poner a la venta aquellos artículos que tenemos en casa a los que no les damos y uso y poder sacarse unos ingresos extra. El comprador, por su parte, puede adquirir productos a precios mucho más ventajosos que en el resto del mercado y negociar el precio final con el vendedor.